Article 2
 

DaaS y la economía circular

La economía lineal

Desde sus inicios, el mundo ha funcionado con lo que suele llamarse una economía lineal.

En una economía lineal, los bienes tangibles son fabricados, utilizados por un tiempo y luego destruidos. Es un modelo que no evalúa el costo económico de desechar bienes al finalizar el ciclo de vida e ignora el impacto de los desechos sobre el medio ambiente. Aunque este ha sido el modelo económico dominante de nuestros tiempos, últimamente ha surgido una resonante demanda por más prácticas comerciales sustentables.

Los beneficios prácticos, económicos y ambientales de reusar, readaptar o reciclar bienes han impulsado una alteración monumental de las prácticas de consumo. Las organizaciones se han percatado que seguir este modelo lineal no es bueno para el negocio y no es bueno para el resultado final. Muchas argumentan que la recirculación de productos, componentes, y materiales disminuirá en gran medida los costos de capital y reducirá las ineficiencias del abastecimiento y los desechos en exceso. En consecuencia, las empresas están invirtiendo una considerable cantidad de tiempo y recursos año tras año para eliminar las prácticas ineficientes que surgen al operar una economía lineal.