Three ways to turn virtual healthcare into a long-term life saver
 

Tres maneras de convertir la asistencia médica virtual en un salvavidas a largo plazo

Desde las citas con el médico de cabecera hasta las consultas, las visitas virtuales están distanciando a médicos y pacientes. De momento, se trata de una necesidad. Pero ¿podría la telemedicina ayudar a ahorrar tiempo —y salvar vidas— a largo plazo? ¿Y qué haría falta para aprovechar al máximo las posibles ventajas sin dar lugar a problemas nuevos?

Intel-logo

 

Ahorrar tiempo salva vidas

Incluso antes de la pandemia, los proveedores sanitarios no disponían del tiempo suficiente y se enfrentaban ya a dificultades derivadas del envejecimiento de la población y la creciente demanda. Encontrar formas más eficientes de prestar atención sanitaria no solo es rentable, sino que además puede suponer la diferencia entre un servicio desbordado y un servicio eficiente.

Aquí entra en juego la telemedicina. La COVID-19 ha disparado las citas médicas a distancia. Con esta modalidad, no son solo los pacientes quienes ahorran tiempo (una media de más de 100 minutos por visita en tiempo de traslado y espera[1]); también lo ahorran los médicos. De hecho, las urgencias de un hospital de EE. UU. afirman que el triaje virtual  hace que sean necesarios dos miembros del personal menos por paciente.[2]

Cómo establecer un sistema de éxito

Para que una solución temporal y cortoplacista se convierta en un salvavidas a largo plazo, es necesario que los servicios virtuales se vuelvan más estables y seguros. Estos son algunos de los retos a los que se enfrentarán los sanitarios a la hora de hacer el cambio, y qué se puede hacer para superarlos:

 

1. Que nada se interponga en la atención médica

En el ámbito de la atensión sanitaria, el teletrabajo no siempre funciona. Los médicos pasan de una cita virtual a la atención directa en cuestión de minutos. Para aprovechar al máximo el ahorro de tiempo que suponen los servicios virtuales, estas transiciones tienen que ser lo más fluidas posible.

Ahora mismo, el uso de sistemas engorrosos e interfaces de usuario poco intuitivas hace perder mucho tiempo al personal a la hora de iniciar sesión, por ejemplo. Muchas veces, se acaba por buscar atajos que pueden comprometer la seguridad. Por ejemplo, en 2018, el 21 % del personal sanitario confesó que anotaba su nombre de usuario y contraseña junto al ordenador.[3]

¿Cuál es la solución?

El inicio de sesión único puede ayudar a resolver estos problemas. Según un estudio, permite reducir el tiempo medio de inicio de sesión de 29,3 a 8,9 segundos.[4] En seis hospitales, esto suponía un increíble ahorro de 168 horas de tiempo de atención médica por período de siete días.Gracias a las tecnologías biométricas, de identificación por radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés) o de comunicación en el campo cercano (NFC), puedes disponer de un inicio de sesión de alta seguridad con un solo toque para todos los sistemas de tu organización.

 

2. Cubre todos los ángulos de ataque

En el sector sanitario, no solo están en auge las visitas virtuales. También lo está el mercado negro de los datos de pacientes, y la cirberdelincuencia ya estaba en alza mucho antes de la pandemia. Sin ir más lejos, en 2019 se filtraron 41 millones de historias clínicas en EE. UU., el triple que el año anterior.[5] Y eso no es todo: el coste de una filtración de datos en el sector de la salud es un 60 % mayor que en cualquier otro.[6]

Por lo tanto, no puedes permitirte utilizar sistemas virtuales incapaces de mantener los datos a salvo. De lo contrario, te expones a costosos ataques que echarían por tierra cualquier mejora en la eficiencia.

¿Cuál es la solución?

La protección tiene que ser más inteligente y más completa. La IA basada en comportamientos puede detectar y combatir activamente las amenazas a nivel de dispositivo. En sistemas como SentinelOne de Lenovo, que forma parte de la protección integrada de ThinkShield, puede reemplazar por completo al antivirus. Como resultado, los terminales vulnerables están siempre protegidos sin importar desde dónde prestan la atención sanitaria los médicos.

 

3. No descuides los detalles

Ahora más que nunca, la higiene es crucial en los entornos hospitalarios. Las citas virtuales ayudan a disminuir el uso de EPI, lo que ahorra tiempo y reduce los residuos.

Pero los dispositivos que llevamos de casa a los entornos clínicos podrían introducir en ellos gérmenes dañinos. Y lo hacen: un estudio halló patógenos en el 100 % de los teléfonos móviles de médicos y otro personal sanitario analizados.[7]

¿Cuál es la solución?

A la hora de ahorrar tiempo, un pequeño gesto puede tener un gran impacto. Evidentemente, necesitarás dispositivos lo suficientemente resistentes como para poder limpiarlos en profundidad. No obstante, algunas funciones como la aplicación de software Lenovo Quick Clean pueden agilizar el proceso. Con esta aplicación, los médicos pueden suspender la entrada de datos del usuario con solo tocar un botón, por lo que no tienen que apagar el dispositivo cada vez que lo desinfecten.

 

Gana tiempo

En tu sector, la productividad salva vidas. Con Lenovo, puedes establecer una estrategia de atención al paciente más eficaz para todo, desde las visitas virtuales hasta la telerradiología. Dispositivos como el Lenovo ThinkPad T490 Healthcare Edition te ayudan a optimizar los flujos de trabajo clínicos y a satisfacer las demandas específicas de los hospitales.  Consulta aquí la gama completa de soluciones de Lenovo para el sector sanitario.

Si quieres descubrir otras maneras de ganar tiempo gracias a la estrategia tecnológica adecuada, echa un vistazo a nuestras soluciones para impulsar la productividad aquí.

 

 

 

[1] Calculado en función de la media del tiempo total necesario para las visitas en persona (121 minutos), en comparación con el tiempo medio que requieren las citas médicas virtuales (entre 10 y 15 minutos). Fuente de las estimaciones: https://go.forrester.com/blogs/will-virtual-care-stand-the-test-of-time-if-youre-asking-the-question-its-time-to-catch-up/.

[2] Fuente: vídeo https://techtoday.lenovo.com/ww/en/solutions/media/5854 ¿Tiene el cliente más información sobre este caso práctico para que podamos incluir la referencia?

[3] Accenture, Healthcare Workforce Survey on Cybersecurity, 2018: https://www.accenture.com/us-en/blogs/insight-driven-health/losing-the-cybersecurity-culture-war

[4] George A. Gellert et al., Clinical impact and value of workstation single sign-on, 2017: https://www.fiercehealthcare.com/tech/number-patient-records-breached-2019-almost-tripled-from-2018-as-healthcare-faces-new-threats 

[5] Fierce Healthcare, Number of patient records breached nearly triples in 2019, 2020: https://www.fiercehealthcare.com/tech/number-patient-records-breached-2019-almost-tripled-from-2018-as-healthcare-faces-new-threats

[6] Datos de un informe de Ponemon Institute, patrocinado por IBM. Los detalles figuran aquí: https://healthitsecurity.com/news/data-breaches-cost-healthcare-6.5m-or-429-per-patient-record

[7] Shekar Pal et al., Mobile phones: Resevoirs for the transmission of nosocomial pathogens, 2017: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4549928/.