blog_workspace_tech
 

La tecnología del lugar de trabajo se está convirtiendo en el epicentro de un cambio de mayor alcance

La serie que analiza las grandes predicciones tecnológicas de Lenovo para 2019. Predicción n.° 2: Nuestras vidas están a punto de volverse más felices, más saludables y más aceleradas. La línea entre la tecnología personal y la empresarial se ha ido desdibujando últimamente. ¿Podríamos llegar a un punto de inflexión en el que desapareciera por completo? Teniendo en cuenta que la realidad virtual, la realidad aumentada, la inteligencia artificial y similares inundan ya el lugar de trabajo y que todos los ámbitos, desde la sanidad hasta la educación, están experimentando un cambio fundamental, todo apunta a que cada vez estamos más cerca de ese punto de inflexión, escribe Gareth Kershaw.

 

Puede resultar bastante raro, el cambio. Dar miedo, incluso.

Está ahí, acechándonos silenciosamente, y, de repente, nos da una bofetada.

Bueno, puede que no sea tan dramático, pero como prueba, he aquí unos cuantos hechos reveladores que salieron a la luz a raíz de la tan celebrada reciente victoria de Cori 'Coco' Gauff, de 15 años de edad, frente a Venus Williams en la primera ronda de Wimbledon: 

Nació el 13 de marzo de 2004, lo que significa que es más joven que el euro, Facebook, el bluetooth, el iPod o Gran Hermano, entre otras muchas cosas. Por muy tentador que fuese, me aguanté las ganas de ir más allá (ya me sentía lo suficientemente viejo).

¿El mayor exponente de estas tácticas sorpresa? ¿Qué otra cosa podría ser sino la tecnología?

Ya se nos hace difícil recordar cómo era el mundo antes de la llegada de ciertas tecnologías. Hace cinco minutos (o, al menos, lo que parecen cinco minutos) "smartphones", "aplicaciones", "tuits" y "memes" ni siquiera eran palabras, y, mucho menos, palabras utilizadas a diario. Sin embargo, de repente han pasado a estar profundamente arraigadas en nuestros hábitos y comportamientos del día a día. ¿Cómo hemos llegado a esto?

Y lo más llamativo no es que el cambio no se detenga, sino que se siga extendiendo, se siga haciendo más rápido y tenga cada vez más consecuencias. En resumidas cuentas, este efecto se relaciona con lo que a Lenovo le gusta llamar innovación día a día. 

Y está sucediendo en todas partes:

En la oficina, donde la experiencia de los empleados, sobre todo en lo que concierne a la convergencia de la tecnología para el trabajo, el espacio de trabajo y la cultura del trabajo, tiene más peso que nunca. De hecho, de pronto se ha convertido en algo fundamental a la hora de atraer y retener a talentos mileniales y posmileniales y de impulsar una innovación rentable.

En las tiendas, donde las experiencias de compra se van transformando a medida que, prácticamente a diario, surgen nuevos canales y métodos de participación del cliente y donde el deseo de unificar la experiencia del consumidor está dando lugar a una revolución en las aplicaciones y dispositivos de punto de venta, que a su vez se integran con interfaces de punto de experiencia como programas de fidelización de clientes.

En este ámbito, el IdC también está ganando protagonismo gracias a iniciativas como los precios en tiempo real, la gestión de inventarios y el análisis de clientes.

También en el aula, donde tecnologías como la realidad virtual ofrecen a los estudiantes experiencias inmersivas (como, por ejemplo, excursiones virtuales) y posibilitan el aprendizaje a distancia y no lineal.

Está sucediendo incluso en lo que podríamos considerar el ámbito más relevante, la sanidad, donde la realidad virtual está resultando de un valor incalculable como complemento al tratamiento de niños hospitalizados, gracias a dinámicas experiencias de entretenimiento, ejercicios de meditación y juegos terapéuticos.

Las tecnologías de IdC e IA también están cobrando fuerza en este sector, ya que se han utilizado para hacer frente a algunos de los mayores y más urgentes desafíos de la humanidad. Han conseguido reducir los tiempos de espera de los tratamientos, hacer que la asistencia sanitaria y el seguimiento puedan prestarse a distancia, aumentar la disponibilidad y la accesibilidad de las historias clínicas de los pacientes y de los equipos más importantes, y liberando recursos clínicos gracias a la detección y el diagnóstico a distancia. 

De hecho, según un estudio reciente, el IdC para la sanidad constituirá un mercado de 163 240 millones de dólares de aquí a 2020, lo que supone una tasa de crecimiento anual compuesto del 38 % desde 2015.

Este importante repunte de la adopción parece reflejarse en las actitudes del sector sanitario.

Por ejemplo, en el informe Digital Health Tech Vision 2018 de Accenture, en el que el 84 % de los ejecutivos del sector sanitario se mostraron de acuerdo en que, a través de la tecnología, las empresas están adaptándose sin problemas a la manera en la que viven las personas hoy en día. El 80 % coincidió en que, en los próximos dos años, la IA estará trabajando codo con codo con las personas en las empresas, en calidad de compañeros de trabajo, colaboradores y asesores de confianza. Por último, el 83 % coincidió en que la realidad extendida supondrá una nueva base para la interacción, la comunicación y la información.

Está claro que la innovación ya no solo sucede en un momento determinado; sucede todos los días.

No podemos cambiar el paso del tiempo, pero parece que estamos ganando cierto control sobre él.
 

Gareth Kershaw - Author

Gareth Kershaw

Cutting his editorial teeth in the still callow IT press of the mid 1990s, Gareth Kershaw is a specialist technology and business writer of more than 20 years’ experience.

Spanning roles from journalist to editorial director and virtually everything in between, his career has encompassed regular contributions to a wide range of technology media titles – including Computing, Computer Reseller News, Channel Business, and Microscope – as well as the national press.

While his two decades in technology have seen extraordinary transformation and change from one end of the industry to the other, his philosophy tends to remain one of “plus ca change plus c’est la meme chose”.