Internet of Medical Things: improving outcomes at the edge
 

El Internet de las cosas médicas: la informática perimetral al servicio de los resultados

Mucho antes de que existiera el Internet de las cosas, los profesionales de la salud ya creaban «redes» de cosas. Se habla incluso del Internet de las cosas médicas o IoMT (por sus siglas en inglés). Pero, en 2020, el continuo flujo de soluciones de automatización y atención digital que venían impulsando la transformación del sector de la salud se convirtió en un torrente incontenible. Lo vemos en los titulares, que se hacen eco de la llegada de la atención virtual, y en los dispositivos y sensores que han desempeñado un papel fundamental a la hora de gestionar el impacto de la pandemia. Ahora, la gran pregunta es: ¿qué hacemos con todos esos datos? En este artículo, exploramos algunas soluciones que te permiten crear y proteger tu propio IoMT a gran escala.

Intel-logo

 

En la actualidad, en una habitación de hospital cualquiera puede haber decenas de cosas conectadas, desde respiradores hasta tecnología ponible, pasando por monitores e incluso dispositivos como cámaras de seguridad y estetoscopios inteligentes.

En los últimos años, los entornos médicos se han vuelto cada vez más conectados, a medida que los avances tecnológicos han permitido recopilar una amplia variedad de datos procedentes de distintos indicadores clave para la salud.

Fuera de los hospitales, nos encontramos dispositivos —como las pulseras de actividad física y otras tecnologías ponibles de nivel clínico— que pueden medir la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea, la calidad del sueño, etc. Existen incluso pastillas inteligentes que se activan cuando se ingieren y se comunican con una aplicación a la que tienen acceso médicos y pacientes, lo cual resulta útil para tratar, por ejemplo, el alzhéimer.

Esta tendencia hacia los servicios médicos conectados se ha visto tremendamente acelerada por la pandemia de COVID-19, que ha disparado el uso de la telemedicina y el número de servicios sanitarios que se ofrecen fuera del contexto hospitalario.

El IoMT surge a medida que todos estos dispositivos recopilan y transmiten datos, lo que da lugar una infraestructura conectada de sistemas y servicios sanitarios que es idónea para el análisis de datos y la mejora de los resultados de la atención médica, pero que también resulta muy atractiva para los hackers.

En mayo de 2020, el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. advirtió de una mayor probabilidad de que el sector sanitario sufriese ataques dirigidos, ya que ciertos agentes maliciosos tratarían de aprovecharse de la pandemia de Covid-19.

El informe de IBM de 2020 sobre el coste de una brecha de seguridad en los datos concluye que este es más elevado para las empresas del sector sanitario que para cualquier otro sector, con una media de 7,13 millones de dólares por incidencia, lo que equivale a un aumento del 10 % con respecto al informe de 2019.

El IoMT suele estar compuesto por una combinación de dispositivos antiguos y modernos y, debido a la ausencia de interoperabilidad y de una seguridad uniforme, la posibilidad de que queden ángulos muertos en la estrategia de seguridad es mayor. El riesgo para la seguridad aumenta más todavía a medida que se conectan más dispositivos de forma remota.

Y conforme crece el IoMT, se vuelve aún más vulnerable a los ataques, puesto que cada terminal es para los hackers una posible puerta de entrada a las redes médicas privadas.

Son estos datos de gran valor y la enorme oportunidad que representan los que han llevado a Cybersecurity Ventures a predecir que, en 2021, el sector de la salud sufrirá el doble o el triple de ciberataques que otros sectores.

Sin embargo, las ventajas del IoMT también van en aumento. Cuantos más datos se recopilen, más información valiosa podrá arrojar la inteligencia artificial. Esto no solo puede mejorar los resultados individuales de los pacientes en términos de diagnóstico, sino que además puede ampliar los conocimientos médicos generales y ayudar a dejar atrás los servicios médicos reactivos en favor de una atención predictiva.

Por otra parte, contar con un mayor número de dispositivos conectados puede aumentar la eficiencia de las organizaciones sanitarias, ya que mejora el seguimiento de los activos. Hay menos probabilidades de que los equipos médicos caros no se utilicen lo suficiente o se pierdan cuando estos se controlan de forma remota mediante una plataforma de gestión inteligente.

Es evidente que las ventajas superan los riesgos, ya que el IoMT sigue en auge con una tasa de crecimiento anual compuesto que se prevé alcance el 38,67 % entre 2019 y 2026. La tecnología está dando pasos de gigante para mejorar la eficiencia y solucionar los problemas que ha originado la COVID-19, y existe una tendencia a digitalizar las historias clínicas.

¿Qué podemos hacer para aprovechar al máximo estos enormes conjuntos de datos y protegerlos del malware, el ransomware y otras formas de ciberamenazas? ¿Existe una forma más inteligente de implementar y gestionar el IoMT a gran escala?

La cartera de soluciones de Lenovo para el sector sanitario ofrece hardware, software y servicios que simplifican la transformación de la atención médica en más de 160 países de todo el mundo.

Una solución de IoMT integrada debe procesar los datos de manera eficiente y producir información útil, y al mismo tiempo almacenar los datos de forma segura y conforme a las normativas.

Dispositivos como el ThinkCentre M90n Nano de Lenovo ofrecen un potente recurso de informática perimetral local, que ayuda a recopilar y procesar los complejos conjuntos de datos producidos por un ecosistema de IoMT.

Invertir en soluciones de informática perimetral como estas es una forma eficaz de obtener análisis de datos rápidamente y con una latencia más baja que cuando se trabaja en la nube.

Estos dispositivos tienen la potencia de un sistema de sobremesa completo, pero el tamaño de un portátil pequeño (volumen de 0,35 l). Se han sometido a pruebas de especificaciones militares que demuestran su resistencia a golpes, caídas y todo tipo de peligros, y se pueden almacenar fácilmente en un entorno sanitario concurrido.

Estos potentes dispositivos de informática perimetral son eficientes en cuanto al consumo energético —lo que ayuda a reducir los costes operativos— y su implementación resulta sencilla gracias a los servicios de configuración de Lenovo y a una sencilla función «plug and play» con USB-C.

Y lo más importante de todo es que los dispositivos ThinkCentre Nano de Lenovo están protegidos por la solución de seguridad integral Lenovo ThinkShield, que combina unas cadenas de producción y de distribución seguras con un software de detección y respuesta en terminales altamente eficaz.

A medida que el IoMT se extienda a nuevos ámbitos y usos, la transformación del sector sanitario evolucionará rápidamente y habrá una mejora continua en los resultados. Sin embargo, la interoperabilidad es un factor crucial y es de vital importancia pensar en cómo se gestionarán y se protegerán estos dispositivos y datos a gran escala de forma eficiente.

Lenovo para el sector sanitario ofrece los dispositivos, el software y los servicios necesarios para obtener el máximo valor y la máxima eficiencia del IoMT. Para obtener más información sobre cómo crear un ecosistema de atención médica flexible, seguro y escalable, echa un vistazo a la página web de Lenovo para el sector sanitario.