From schooling to education: how to make learning smarter
 

De la escolarización a la educación: cómo conseguir un aprendizaje más inteligente

La tecnología se ha convertido de la noche a la mañana en un salvavidas para los alumnos, y los resultados nos han ayudado a vislumbrar su papel en el futuro de la educación, tanto a corto como a largo plazo. Analizamos los hallazgos de nuevas investigaciones y explicamos cómo adoptar un enfoque más inteligente de cara al futuro.

Intel-logo

'Si quitamos el libre albedrío de la educación, esta se convierte en escolarización.' John Taylor Gatto, escritor y docente durante treinta años

Puede decirse que estamos en mitad de una revolución educativa. La tecnología ya estaba ganando terreno cuando, en marzo de 2020, todo cambió. De repente, 1370 millones de alumnos de todo el mundo se pusieron a aprender desde casa.[1] Ahora, algunos han vuelto a las aulas. Pero después de meses de dar prioridad a la tecnología en la enseñanza, ¿qué hemos aprendido?

 

Qué dicen los estudios

Un nuevo estudio de la Universidad de Birmingham ha descubierto que la educación potenciada por la tecnología tiene grandes ventajas. La enseñanza por vídeo, en particular, puede ayudar a repasar materias y refrescar conceptos durante el proceso de aprendizaje.[2] Además, algunos tipos de aprendizaje virtual permiten al profesor ayudar a los alumnos sin tanto esfuerzo, puesto que no se pierde tiempo en otras tareas más repetitivas.

El estudio halló que estas ventajas deben considerarse con detenimiento y sopesarse frente a los puntos fuertes tradicionales de la enseñanza presencial. La colaboración, por ejemplo, puede ser difícil de perfeccionar en línea. Muchos tipos de aprendizaje remoto pueden acabar siendo sumamente pasivos y provocar que los alumnos se desconecten.

 

Claves para conseguir un aprendizaje más inteligente

1. Dejar que el «libre albedrío» forme parte del aprendizaje remoto

Parte de la enseñanza en línea puede ser bastante pasiva, pero la tecnología adecuada puede dar a los alumnos más variedad y libertad a la hora de enfocar su aprendizaje, ya sea remoto o presencial.

Herramientas como ActiveLearn y Newsela permiten proponer diferentes tareas interactivas con contenido similar. Así, los alumnos pueden ver qué opciones tienen y elegir las que prefieren, sin crear una gran carga de trabajo a los profesores.

También pueden ser útiles herramientas como Edpuzzle, que permite crear lecciones interactivas a partir de cualquier vídeo, hacer un seguimiento de la participación de los alumnos, ayudarles a aprender con contenido divertido y darles la posibilidad de establecer su propio ritmo de aprendizaje.

 

2. Ver mejor a los estudiantes

En las clases presenciales, los profesores pueden ver si los estudiantes están distraídos o confundidos. En línea, esta labor resulta difícil. Pero, en realidad, hay formas de aproximarse a la experiencia en persona en el mundo virtual.

LanSchool Air, por ejemplo, permite a los profesores ver qué tiene cada alumno en pantalla durante la sesión y bloquear el acceso a determinados sitios web durante la lección o limitar todo el uso de Internet a los sitios web aprobados. También pueden enviar mensajes personales a los alumnos con indicaciones o para ayudarles con alguna tarea.

Usadas correctamente, herramientas como esta podrían ayudarte a aprovechar las virtudes de la enseñanza remota sin sufrir sus inconvenientes.

 

3. Crear bases sólidas para el futuro

Por muchas medidas que se tomen para crear un aula virtual perfecta, los alumnos no podrán aprovechar al máximo esas experiencias de aprendizaje si los  dispositivos que utilizan no están actualizados. Además, será imposible proteger tanto a los alumnos como al centro sin mecanismos de control de la seguridad del dispositivo.

Los Winbooks y Chromebooks de Lenovo se han diseñado para ayudarte a crear experiencias interactivas y atractivas tanto dentro como fuera del aula. El Lenovo 300e Winbook G2, por ejemplo, permite a los estudiantes aprender a su manera. Gracias a una bisagra de 360 grados, el dispositivo puede usarse en cuatro modos diferentes, según la actividad que vaya a desempeñarse: dibujar, escribir, etc. Y el Chromebook Lenovo 100e es una forma económica de asegurarse de que todos los alumnos tengan acceso a las mejores herramientas de aprendizaje.

Cabe destacar que todos estos dispositivos son de plena confianza, y perfectos para que los alumnos sigan aprendiendo de forma segura a largo plazo. Resisten todo tipo de golpes, caídas o derrames, y los equipos informáticos pueden hacerles un seguimiento, evaluarlos y protegerlos de forma remota en cualquier momento.

 

Para obtener más información, visita la página de Lenovo Education

 

 

 

[2] Universidad de Birmingham, Teacher Education Modality Rapid Review (Revisión rápida de la modalidad de formación del profesorado), agosto de 2020.