blog_smart_office
 

De "inteligente" a "más inteligente"

Hoy en día, intentar seguirle el ritmo a la rapidez y la amplitud de los cambios en el lugar de trabajo es una tarea constante que pasa por encontrar el equilibro entre las diferentes necesidades de una plantilla que abarca desde los baby boomers hasta la generación Z, con espacios físicos que fomenten la colaboración y tecnologías que conecten a las personas en cualquier momento y en cualquier lugar. En concreto, pasa por adoptar una tecnología más inteligente que garantice que el pilar de la vida en la oficina, las reuniones, funcione y funcione bien.

Todos tenemos el mismo ideal en lo referente a las reuniones: colaboración instantánea, conexión sin problemas y a la primera —tanto si los participantes se encuentran en la sala de reuniones como en cualquier otro lugar del mundo— y la capacidad de que cada participante pueda centrarse en la tarea que le ocupa. Pero ¿con qué frecuencia esto es así?

Según los empleados, la tecnología de videoconferencias solo funciona como debería la mitad de las veces. Eso sin contar los 10 minutos que, de media, se desperdician con los preparativos al comienzo de una reunión para que todo funcione bien (si se consigue). Si no se consigue, hay que llamar al departamento informático para que lo solucione. Eso ocurre, de media, en 447 reuniones al año. 

El 25 % de las personas afirma que, como consecuencia de las incidencias y comunicaciones intermitentes, no son capaces de cumplir plazos o realizar tareas importantes.

Para contentar al personal, se necesita tecnología más inteligente

La tecnología más inteligente existe para mejorar la colaboración, lo que, a su vez, es de suma importancia para ofrecer una experiencia excelente a los empleados. Es importante, además, contar con la cultura empresarial adecuada, que permita a los trabajadores utilizar dispositivos con la misma sofisticación y facilidad de uso que la de sus dispositivos personales. Mantener contentos a tus empleados, en última instancia, se traducirá en una mayor productividad y creatividad, y la tecnología tiene un papel destacado en este sentido. No es de extrañar que el 75 % de los empleados crea que su empresa debería invertir en una mejor tecnología para reuniones. 

El espacio que ocupamos también es relevante. No hay una solución tecnológica que valga para todo: no se necesitarán las mismas herramientas para trabajar en un cubículo que para celebrar una reunión en una sala de conferencias.

Por eso, Lenovo ha creado su propio ecosistema de officina inteligente, Smart Office, que ofrece la solución adecuada para cada entorno. Es un ecosistema basado en una tecnología más inteligente que favorece una colaboración más eficaz. Incluye una completa cartera de productos —desde hardware hasta software pasando por servicios— y asistencia para varias plataformas, desde Microsoft Teams hasta Zoom.

En cuanto al ámbito personal, tenemos ThinkSmart View. Gracias a la facilidad que ofrece para iniciar las reuniones, con un solo toque, es totalmente compatible con tu flujo de trabajo.

El Lenovo ThinkSmart Hub 500 es el dispositivo independiente ideal para salas de conferencias. Te permite mantener reuniones para hablar con tu equipo, y no con el servicio de asistencia informática.

Si aún quieres más, ThinkSmart Edition Tiny es una solución compacta y modular que crece con tu negocio, ampliando todas tus prestaciones de videoconferencia.

Para aumentar la eficacia de las operaciones, es posible administrar todos los dispositivos, independientemente de su tamaño, desde una única consola, la Lenovo ThinkSmart Manager.

Además, los servicios de Smart Office de Lenovo te brindan acceso a un equipo personalizado para ayudarte a implementar, mantener y ejecutar servicios, incluido un servicio excepcional in situ.

Gracias al programa Buy and Try para la familia ThinkSmart, podrás trabajar de forma más eficaz sin coste ni riesgo alguno.