Productivity
How can you utilise the cloud to drive value for your business?

¿Cómo utilizar la nube para aportar un valor añadido a tu empresa?

Sea cual sea tu negocio, es muy probable que la tecnología en la nube te aporte un valor añadido. Descubre por qué deberías invertir en ella.

 

La nube: un valor añadido

Como herramienta de negocio, la nube es más importante que nunca. Según un estudio de IDG, el 70 % de las empresas utiliza la tecnología en la nube como uno de los pilares de su infraestructura, con al menos una aplicación basada en la nube. Los negocios reconocen el valor que les aporta la nube y están haciendo inversiones considerables. De media, gastarán 1,62 millones de dólares (1,31 millones de euros) en computación en la nube. Dentro de este grupo, las grandes empresas son las que tendrán un gasto más elevado.

El mensaje es claro: la nube es esencial para aportar valor añadido a tu empresa.

Desde el trabajo colaborativo hasta la RA y la IA

Como herramienta de colaboración, la nube no tiene rival. “Es complicado compartir datos que están almacenados en un disco duro”, comenta Sylvain Ansart, arquitecto técnico de adquisiciones globales para EMEA de Lenovo. “Pero, una vez que están en la nube, es muy sencillo compartirlos con otra gente. Esto es estupendo para trabajar en equipo, ya que permite que varias personas colaboren en el mismo documento al mismo tiempo sin la necesidad de estar en la misma habitación”.

“Para trabajar de forma colaborativa en el diseño asistido por ordenador (CAD), que se utiliza en trabajos de diseño e ingeniería, se necesita una infraestructura que pueda replicar lo que se hace con un equipo en otro distinto”, continúa Ansart. “La nube es ideal para ello. Uno de los fabricantes de coches más consolidado actualmente tiene ingenieros que trabajan en Francia y Japón. Así que es necesario compartir información de forma segura para poder fabricar piezas de recambio. Y utilizan la nube para este fin”.

Pero la nube no sirve solo para trabajar en equipo. También te permite acceder a tus propios documentos desde cualquier sitio. Esto significa que puedes trabajar en un documento desde tu portátil a bordo de un tren sin tener que acordarte de copiarlo de tu escritorio a la unidad de disco duro antes de salir de la oficina.

La nube también tiene muchas otras utilidades. Ofrece una gran potencia informática a usuarios con todo tipo de dispositivos. Esto pone a disposición de las empresas una gran cantidad de oportunidades, como la realidad aumentada.

“Se necesita una gran potencia de procesamiento para proporcionar nueva información a los elementos virtuales que se utilizan en la realidad aumentada”, afirma Ansart. “Al igual que para reconocer objetos y personas. Mucha potencia y una base de datos inmensa, algo de lo que no disponen un smartphone o unas gafas inteligentes. Por eso tiene que hacerse en la nube”.

Lo mismo sucede con la base de conocimiento que se utiliza para la inteligencia artificial, el aprendizaje profundo y los algoritmos.

Ansart concluye: “En resumen, cualquier tarea que sea de tipo colaborativo o requiera mucha potencia de procesamiento necesita la nube”.

Hablemos de beneficios

Los resultados hablan por sí mismos. Según Accenture, las empresas que usan la nube de forma intensiva tienen más probabilidades de obtener beneficios cuantificables que aquellas que la emplean en menor medida. Los beneficios incluyen mejoras en cuanto a la satisfacción del cliente, la eficiencia y el ahorro de costes.

Gracias a su flexibilidad, la nube también incita a las empresas a innovar y experimentar con nuevas formas de trabajar.

Pero, antes de acoger la nube con los brazos abiertos, hay algo de lo que hay que ser consciente.

¿Quién controla los datos?

“Cuando los datos se encuentran en la nube, no se tiene control sobre ellos”, dice Ansart. “Esto constituye una preocupación especialmente para los países europeos, teniendo en cuenta las intenciones hostiles de algunos países de fuera de Europa. Es una inquietud tan importante que la legislación obliga ahora a que ciertos datos estratégicos se guarden en servidores situados dentro de la UE”.

El problema es que no todas las empresas de almacenamiento en la nube garantizan el lugar donde se almacenarán los datos. A eso hay que añadir el problema de los ciberataques y la piratería; por lo tanto, es comprensible que algunas empresas duden a la hora de adoptar la tecnología en la nube.

La solución es una nube privada que te permita controlar tus datos. Ansart afirma: “Los datos ahora tienen el mismo valor que tenía antes el oro”.

¡Protégelos como si tu vida dependiera de ello!

La nube presenta muchos beneficios empresariales tangibles: facilita el trabajo en equipo, abre la puerta a muchas oportunidades (incluidas la inteligencia artificial y la realidad aumentada) y mejora la satisfacción del cliente, la eficiencia operativa y el ahorro de costes. Si eliges a un proveedor de forma prudente, tu negocio prosperará gracias a sus nuevas capacidades basadas en la nube