Get more done with smarter tech
 

Aumenta tu productividad con tecnologías más inteligentes

¿Cuánto tiempo te hacen perder las constantes interrupciones? De media, perdemos hasta una cuarta parte del día. Y el problema ya no son solo las interrupciones en sí, sino también el volver a concentrarse en el trabajo y recuperar el tiempo perdido, que puede resultar aún más complicado. Así que es hora de interrumpir las interrupciones. Hoy en día, las tecnologías inteligentes ofrecen una conectividad, funcionalidad y flexibilidad sin esfuerzos para que la nueva generación de empleados pueda ser más productiva y recupere el control de su tiempo.

Intel-logo

 

«¿Has actualizado la hoja de cálculo que te envié?», «¿Quieres participar en la reunión? Empieza ahora», «¿Me recuerdas cuándo coges vacaciones?», «¿Puedes responder a esta encuesta de RR. HH.? No se tarda nada» (aunque quien pregunta sabe que hacerla lleva 20 minutos). Estas son las típicas interrupciones que nos encontramos a lo largo del día. Como siempre, llegan en el peor momento, justo cuando estamos metidos de lleno en una tarea compleja.

Y la cosa ha empeorado en los tiempos que corren, debido al espectacular aumento del teletrabajo. Tareas domésticas, entregas imprevistas —y previstas—, niños que se aburren, algo interesante que pasa en la calle… La lista de distracciones es larga.

Todas estas interrupciones van acumulándose y, por muy poco tiempo que te quite cada una, se produce un efecto dominó considerable.

Tanto es así que, de media, se pierde hasta el 25 % de la jornada laboral con acontecimientos no programados1.

Recuperar la concentración en el trabajo tras una sola interrupción puede llevar hasta 23 minutos, según el mismo estudio.

 

Recuperar el tiempo perdido conlleva más pérdidas de tiempo

Según los investigadores, los trabajadores diligentes tratan de recuperar el tiempo perdido, lo cual da lugar a problemas nuevos. Como saben que sufrirán interrupciones, cambian la forma en que trabajan, pero no para mejor. Trabajan más rápido durante la jornada para compensar las pérdidas de tiempo que esperan que les causen las interrupciones. ¿El resultado? La calidad del trabajo se resiente. La presión por trabajar más rápido y contra reloj se traduce en estrés y frustración2, lo que provoca que un 41 % de los empleados que sufren distracciones estén desmotivados.3

También nos distraemos tratando de realizar múltiples tareas a la vez. De hecho, solemos cambiar de tarea cada tres minutos.2 Pero intentar que todos los motores sigan girando al mismo tiempo acaba por traducirse en una caída generalizada de la productividad del 40 % .4

 

Céntrate en el bienestar del usuario

¿Cómo podemos dar a los empleados las herramientas necesarias para que puedan hacer su trabajo con toda su atención?

Hacer algunos cambios en el lugar de trabajo (sea cual sea) puede ayudar. Debes asegurarte de que los usuarios dispongan de una zona tranquila para concentrarse, puedan sentarse donde haya buena iluminación y, a ser posible, tengan fácil acceso a un espacio al aire libre para trabajar y relajarse.

También es importante que tus empleados vean que estás dispuesto a invertir en tecnología que favorezca su bienestar.

Esto pasa por incorporar lo que los científicos cognitivos denominan «empujones de comportamiento», que animan a los trabajadores a adoptar prácticas más saludables. Por ejemplo, se podrían incluir —paradójicamente— interrupciones planificadas, como recordatorios para que se tomen un descanso. Las tecnologías basadas en la inteligencia artificial también pueden ser útiles a la hora de priorizar tareas (p. ej., configurar notificaciones para mensajes o correos urgentes únicamente).

 

Nuevas tecnologías para nuevas formas de trabajo

Adoptar una estrategia más centrada en el usuario pasa también por introducir tecnologías más inteligentes para adaptarse a las nuevas formas de trabajar.

Gracias a las últimas innovaciones, los usuarios disponen de tecnología que siempre está lista cuando la necesitan.

La nueva generación de dispositivos móviles simplifica la colaboración. Por ejemplo, gracias a las teclas de acceso rápido exclusivas para llamadas VoIP, y a una calidad de imagen y sonido nítida y brillante.

También se simplifican las conexiones. Con la conectividad casi instantánea, los usuarios pueden trabajar prácticamente en cualquier lugar y tener la sensación de que los demás están con ellos ahí mismo.

Los últimos procesadores les brindan la potencia que necesitan para trabajar.

Con la batería de larga duración y la carga rápida, los usuarios pueden trabajar sin interrupciones y sin la restricción autoimpuesta de preocuparse por ahorrar batería.

Con el modo de espera moderno, un portátil puede activarse en menos de medio segundo. Eso cuando sea necesario activarlo, porque es posible, por ejemplo, descargar correos electrónicos y escuchar música incluso con el portátil en suspenso.

El revolucionario Lenovo ThinkBook Plus va más allá. Tiene dos pantallas, incluida una en la tapa que permite al usuario ver y revisar archivos, y hacer anotaciones en ellos, sin necesidad de abrirla. De este modo, pueden trabajar de forma más productiva sin que nada los distraiga.

Estas son solo algunas de las muchas funciones que permiten ahorrar tiempo, diseñadas para adaptarse a la forma de trabajar de tus empleados. Ahora tienen la conectividad, funcionalidad y flexibilidad sencillas que necesitan para hacer bien su trabajo. Así, se sentirán realizados y podrán recuperar el control de su tiempo.

 

1 Estudio de la Universidad de California en Irvine

2 The Cost of Interrupted Work: More Speed and Stress, UCI

3 https://research.udemy.com/research_report/udemy-depth-2018-workplace-d…

4 The Muse, “The Surprisingly High Cost of Multitasking,” Sarah Chang, https://www.themuse.com/advice/the-surprisingly-high-cost-of-multitaski…