5 lessons from disruption in education
 

Cinco cosas que nos ha enseñado la transformación educativa

En el último año y medio, la educación rara vez ha dejado de ser noticia y se ha especulado mucho sobre el futuro de los estudiantes. Pero ¿qué hay detrás de los titulares? ¿Cómo se han adaptado los centros docentes a la pandemia y qué lecciones se pueden aprender para los próximos meses y años?

 
Intel-logo

 

 

1. El aprendizaje en línea puede ser más rápido, pero hay que hacerlo más atractivo

En marzo del año pasado, y casi de un día para otro, más de mil millones de estudiantes en todo el mundo tuvieron que dejar las aulas y empezar a seguir las clases desde casa.

Según datos de Microsoft, los entornos de aprendizaje remoto se implantaron rápidamente en todo el mundo y en todos los niveles educativos. En concreto, 183 000 centros adoptaron Microsoft Teams en 175 países.

Veamos, pues, cuál es el balance hasta ahora.

Los estudios indican que los alumnos pueden aprender entre un 40 % y un 60 % más rápido en línea que en el aula, ya que son libres de ir a su propio ritmo, volver atrás y repasar algún tema, saltarse contenidos o adelantar trabajo según prefieran.

También parece que, de media, los alumnos retienen entre un 25 y un 60 % más de información cuando aprenden en línea, en comparación con solo un 8-10 % en el aula.

Sin embargo, la experiencia no siempre es interesante, y el 77 % de los alumnos afirman que han tenido dificultades para adaptarse.

Esto nos enseña la importancia de adaptarse al medio. Por ejemplo, la incorporación de juegos o elementos sensoriales hace que los alumnos —sobre todo los más jóvenes— se impliquen más y tengan un mayor interés por aprender.

 

2. La tecnología puede desempeñar un papel más importante en el aprendizaje

Hoy, las soluciones colaborativas permiten que los centros docentes sigan siendo ágiles en épocas de incertidumbre. Y, en los próximos años, esa misma tecnología seguirá influyendo en las técnicas de aprendizaje.

Por ejemplo, los profesores aseguran que las tutorías con los padres son más fáciles de programar y realizar con chats de vídeo, que muestran a todos el tiempo restante. Las aulas virtuales permiten combinar los trabajos del curso con los deberes para lograr un aprendizaje más completo. Los alumnos que no pueden ir a clase tienen la posibilidad de trabajar con otros que sí van y de utilizar herramientas en línea para resolver problemas juntos, tal y como hacen muchos empleados en las empresas hoy en día.

Esto nos enseña la importancia de aprovechar la tecnología de forma creativa. Si tienes clases híbridas, prepáralas como si fueras a darlas en línea y piensa en lo presencial como una forma de enriquecer la experiencia.

 

3. El profesorado necesita más apoyo y soluciones más sencillas

Apoyar y formar al profesorado es más importante que nunca. Una encuesta realizada a profesores de 60 países reveló que el 60 % considera que carece de preparación suficiente para dar clase por Internet.

Esto nos enseña la importancia de utilizar tecnología sencilla y fiable.

Por ejemplo, con un dispositivo como el ThinkSmart Hub dedicado a videoconferencias, ya no es necesario perder tiempo configurando o modificando los equipos de sobremesa o portátiles ya existentes. Los iconos de la pantalla táctil con resolución FHD lo hacen todo más fácil y permiten iniciar reuniones con un solo toque.

 

4. Aunque los presupuestos sean más bajos, sigue haciendo falta invertir en seguridad

Es preocupante que, según datos recientes, en Estados Unidos los colegios e institutos sean el objetivo número dos de los ataques de ransomware y que el 87 % de los centros educativos hayan sufrido al menos un ciberataque que consiguió sus objetivos.

No es casual que, con la pandemia de COVID-19, el FBI haya detectado un incremento del 300 % en los delitos cibernéticos. El aumento del aprendizaje remoto entraña riesgos de seguridad adicionales, debido al número de dispositivos que se conectan a Internet desde distintos lugares.

Ahora más que nunca, es necesario invertir en seguridad. El problema es que se ha destinado el dinero a otras cosas.

Esto nos enseña la importancia de adoptar un enfoque estandarizado e integral para aprovechar al máximo el presupuesto.

Lenovo puede proteger tu red y tus dispositivos a la vez. ThinkShield protege las identidades, los datos y los dispositivos de las amenazas en línea para velar por los estudiantes y el personal en Internet.

 

5. El cambio es permanente

La rápida e improvisada adopción del aprendizaje en línea ha sido difícil para muchas personas, especialmente para aquellas que no tienen ni la formación ni la tecnología necesarias. Pero, poco a poco, el sector educativo ha logrado adaptarse y las ventajas de esta nueva modalidad de aprendizaje se han hecho más evidentes.

A medida que los centros de todo el mundo reabran tímidamente sus puertas, las tecnologías de la información seguirán integrándose cada vez más en la enseñanza y lo más probable es que se avance hacia un nuevo modelo híbrido de aprendizaje.