Teaching people to become fluent in data

Enseñar a dominar los datos

La transición al teletrabajo, que se ha visto acelerada con los últimos acontecimientos, llega en un momento en que cada vez más personas tenemos que tomar decisiones basadas en datos. Sin embargo, pocos de nosotros nos sentimos cómodos trabajando con ellos. Para solucionarlo, es necesario introducir tecnologías que simplifiquen los análisis de datos en remoto y los hagan más eficientes, así como ayudar a los empleados a desarrollar las competencias necesarias para hacer un uso más productivo de estas herramientas.

 

Hoy en día, la mayor parte de los trabajadores tienen que tomar decisiones basadas en datos. Sin embargo, un estudio de Accenture a nivel internacional muestra que a muchos les genera estrés, lo que supone una pérdida de productividad de 10 000 millones de dólares (USD). Para aprovechar todo el potencial de tus datos, debes invertir en las herramientas digitales adecuadas y ayudar a tus empleados a usarlas sin dificultad.

Una cosa está clara: hoy en día, las empresas tienen muchísimo potencial para recopilar datos, pero no muchas saben aprovechar al máximo este valiosísimo recurso. A menudo esto se debe a que los trabajadores simplemente no son capaces de interpretar los datos que se les presentan. Según una encuesta de Data Literacy Project, en la que participaron 9000 personas, el 74 % de los empleados no se siente cómodo trabajando con datos.

Ahora, hacer un uso eficaz de los datos es de vital importancia para las comunicaciones internas, la gestión de la experiencia del cliente, la evaluación del éxito y la toma de decisiones. Todo esto es un incentivo importante para mejorar la alfabetización en materia de datos entre los empleados.

Por otra parte, la ansiedad que sienten tantos trabajadores por no ser capaces de interpretar los datos está teniendo consecuencias directas en su salud mental y su productividad. La mayoría reconocieron sentirse abrumados por la expectativa de trabajar con datos, lo que en ocasiones les llevaba a procrastinar, eludir tareas e incluso ausentarse por enfermedad; todo por culpa del estrés. Según esta encuesta, los trabajadores sienten que les falta eficacia y seguridad en sí mismos. Esto no es solo lleva a la pérdida de oportunidades, sino que además está afectando muy negativamente a los beneficios del negocio.

Todo esto podría resolverse fácilmente si más empresas invirtieran en la alfabetización de sus empleados en materia de datos. Lamentablemente, el 75 % de los directivos encuestados sobreestimó la confianza de sus empleados a la hora de trabajar con datos, así como su capacidad de acceder a las herramientas necesarias. Esta percepción cambia entre los mandos intermedios: solo el 50 % pensaba así. Y la cosa cambia aún más a nivel del usuario final, donde solo el 21 % se sentía seguro de sus competencias en materia de datos. Vemos que existe un problema que los mandos intermedios y superiores parecen no percibir.

Por si fuera poco, mientras que a algunas personas esta incapacidad de interpretar los datos les genera ansiedad, a otras les genera apatía. Lejos de intentar adquirir competencias nuevas para usar los datos, el 48 % prefirió fiarse de su intuición en lugar de basar sus opiniones en pruebas. Este comportamiento es todavía más común entre los altos cargos que entre los trabajadores. Huelga decir que incluso si tenemos el instinto más intuitivo del mundo, su fiabilidad nunca podrá compararse a la de los análisis de datos. A diferencia de la intuición, los datos proporcionan probabilidades cuantificables, cálculos y correlaciones inesperadas que pueden ayudar a tomar decisiones y a fundamentar la estrategia empresarial. ¿Por qué no se aprovecha, entonces, su potencial?

Por lo visto, parte del problema es que los sistemas educativos de la mayoría de los países no han sabido seguir el ritmo marcado por el desarrollo tecnológico. En el Reino Unido, por ejemplo, solo el 10 % de los encuestados había recibido formación en materia de datos en el lugar de trabajo durante una cantidad de tiempo considerable. En Singapur, esta cifra se eleva al 14 %. Mientras que en la India el porcentaje es muchísimo mayor: el 52 % de los encuestados se había centrado en esta cuestión.

El envejecimiento de la fuerza laboral y la constante evolución de la tecnología resultan en una costosa brecha entre las competencias que se necesitan en el momento actual y las que realmente se tienen. Esto deja a los trabajadores tres opciones: aprender de forma autodidacta, esperar a que alguien les forme o simple y llanamente no aprender. Es necesario que más empresas tomen las riendas y ofrezcan formación en competencias digitales y ciencia de datos. No hacerlo es decir adiós a la ventaja competitiva.

¿Qué supondría esto a efectos prácticos? Lorin Whitt, profesor de la escuela de negocios Wharton, señala tres características clave de un negocio basado en los datos: un mejor acceso a los datos, competencias reforzadas en su manejo y una cultura que base la toma de decisiones empresariales en ellos.

«Democratizar los datos» —esto es, no limitar su uso exclusivamente a un reducido subconjunto de empleados con talento, sino asegurarse de que todas las personas en la empresa cuentan con las herramientas y el acceso que necesitan para contribuir con sus propios análisis— reportará a las empresas beneficios tangibles. El índice de alfabetización de datos muestra que las organizaciones basadas en datos obtienen un mayor rendimiento y aumentan su valor total entre un 3 % y un 5 %.

Invertir en alfabetización en materia de datos no ha de ser una medida puntual, sino un compromiso a largo plazo, y deberá cimentarse en una base tecnológica sólida y fiable. Invertir en estas competencias desde ya mejorará la productividad y la moral de los trabajadores. La gama de ThinkBooks, ThinkPads y estaciones de trabajo de Lenovo ofrece la capacidad de procesamiento y los recursos que necesitas para conectar los diferentes departamentos de tu negocio, y te brinda las herramientas necesarias para comenzar a generar información mediante el análisis de datos.